Rondas de la carpa: animales, hadas y Pinocho
septiembre 28, 2013

No solo la carpa ha estado animada este otoño, los chicos grandes en compañia de Tanya han armado unas rondas y poemas rimados muy simpaticos. Aca les dejamos estas joyas:

Leyendo las rondas

Leyendo las rondas

Ronda de los Animales:

A la ronda de la ardilla

Que se sienta en su silla.

A la ronda del conejo

Que se mira en el espejo.

A la ronda del mono

Que se come un helado de cono.

A la ronda del perrito

Que tiene un pito.

A la ronda del gato

Que se come un zapato.

A la ronda del león

Que canta una canción.

A la ronda del zorro

Que grita: “¡Socorro!”

A la ronda del cerdo

Que siempre está de acuerdo.

Y a la ronda de la vaca

Que se hace la caca.

Ronda de los cuentos de hadas

A la ronda del pirata

Que no tenía pata

Y buscaba mucha plata.

A la ronda del hada

Que estaba enfadada

Y se comió una espada en ensalada.

A la ronda del dragón

Que tenía un avión

Y se fue de vacación.

A la ronda del enano

Que se comió su mano

Y ya no pudo tocar el piano.

A la ronda de Caperucita Roja

Que rompió una hoja

Y se quedó coja.

A la ronda de Cenicienta

Que está muy contenta

Porque se tragó una pimienta.

Pinocho

(Poema creado siguiendo el modelo de “a una nariz” de Francisco Quevedo -¡Fíjate tú!)

Pinocho es tonto como un gusano

Tiene la nariz tan larga como su mano

Sus piernas son tan flacas como las de un piano

Su cabeza es tan grande como un melón

Y siempre se le cae el pantalón

Y por eso le pica el escorpión

Tiene dientes de metal

Y por eso come mineral

También le encanta la sal

Y cuando respira bota fuego por la boca

Y se toma una Coca

Y se le cae la boca.

Anuncios

Pinocho con 3 finales
marzo 30, 2009

Tomamos el avión hacia el mundo de la fantasía, donde viven las mujeres de uñas largas y los niños desjuiciados. Tuvimos un servicio de platos exóticos durante el vuelo, porque nada podía ser como otras veces en un vuelo hacia fantasía. Vimos elefantes rosas, árboles amarillos, montañas azules y varias otras rarezas por la ventanilla del avión.

Cuando llegamos Andrea nos leyó un cuento sobre un chico desjuiciado quien no se quería ir a dormir: ¡A la cama, no! de Victoria Bermejo.

Después vino Ruth Rubin, asique dejamos a las señoras de uñas largas para otro día y nos pusimos a charlar sobre Gianni Rodari, un maestro de escuela y periodista quien publicó varios libros para chicos. Entre estos libros están:

  • Juegos de fantasía
  • Cuentos por teléfono
  • Cuentos escritos a máquina
  • Cuentos para jugar
  • Atalanta

Parece que a Ruth le encantan los libros de Gianni y nos contó una versión de Pinocho con tres finales. Era muy divertida e incluso lo de elegir los finales era interesante porque pudimos discutir un poquito los porques de la elección. Cuando yo era chica, leía unos libros donde se podía elegir el final también. La colección se llamaba “Elige tu propia aventura“. Me encantaban, aunque a veces ninguno de los finales me convencía.

También Ruth nos propuso dibujar y los chicos hicieron ogros, anteojos o gafas, casas y algunas otras cosas que no me acuerdo. Después nos leyó La Bruja Berta” un libro sobre una bruja que vivía en un casa negra con alfombras negras, sillas negras, una cama negra, con sábanas negras, y cuadros negros en las paredes. Hasta tenía el baño negro.Pero su gato Bepo también era negro, entonces no lo veía. Entonces la bruja se decidió a usar un poco de magia.

Tendremos que comprarnos algún otro libro de Gianni Rodari, porque Ruth nos tentó.  Especialmente me interesó el de los Cuentos para contar por teléfono para contarles a mis chicos cuando estoy de viaje.

img_8326

img_8331

La próxima vez, el lunes 6 de Abril, viene Celso, un payaso y mimo encantador a jugar con nosotros a la carpa. Nos vemos,

Mariana